¿Quiénes somos? El proyecto

Eva Castillo & Miguel Angel Soravilla

Somos una pareja que quien nos conoce sabe que nos gusta y que sabemos trabajar juntos.

Miguel Angel trabaja felizmente en su empresa familiar de toda la vida, pero le encanta tener siempre nuevas ideas y proyectos en la cabeza para sus ratos libres. No me costó demasiado convencerle para que me ayudara a arrancarlo.

Apasionado de la tecnología, la programación, la alineación de procesos y un mago con los números y el big data. Su máxima para este proyecto, repetido una y otra vez como un mantra fue el conocido principio de KISS (keep it simple stupid, o dicho de otra manera, vamos a hacerlo fácil).

Yo soy Eva, artesana digital y creadora de Ludobooks. Comparto muchas de las pasiones de Miguel Angel, pero mi forma de ser me determina a inclinarme hacia terrenos más artísticos. Soy una persona de gran sensibilidad y me define la frase de “un adulto creativo es un niño que sobrevivió”. Yo soy exactamente eso. Dibujando, escribiendo, haciendo origami, en definitiva, creando, es cuando me siento feliz.

Mi madre dibujaba muy bien y recuerdo dibujar muchísimo con ella en casa. Fui creciendo pero esta afición no desapareció nunca. Estoy convencida que la infancia es el pilar de la personalidad.

Me apasiona el conocimiento, aprender de los demás y de lo que me rodea. Soy curiosa por naturaleza y tengo siempre mil historias en la cabeza. Toda mi vida me ha gustado escribir, antes me contaba y escribía historias a mí misma, me hacía feliz, ahora las escribo para los demás y la satisfacción es doble. 

El último integrante es Oriol, nuestro hijo pequeñito y elemento aglutinante de este proyecto. Deseamos que crezca en paralelo con Ludobooks y que se convierta en el responsable de alimentar nuestra inspiración y de recordarnos con su presencia cuáles son los valores y el verdadero sentido de la vida.

EL PROYECTO

Me entusiasma la idea de realizar un proyecto tan creativo y artesano apoyado en la cara amable de la tecnología. El resultado conjunto, es un producto original y emocionante, e increíblemente sencillo de usar desde cualquier ordenador, tableta o móvil, que además permite su confección y envío de una manera inmediata, o en espacios de tiempo muy reducidos.

Durante  un año entero he ido desarrollando este proyecto, contemplándolo desde todos los puntos de vista. Al principio, empecé por lo más complicado: eliminar todos los obstáculos que me permitieran llevarlo a cabo y  analizarlo en profundidad. A fin de no caer en la parálisis por el análisis  y de no abrumarme ante su dimensión, lo fui dividiendo en pequeñas piezas para poco a poco, irlas todas encajando como si de un puzzle se tratara. Ha sido divertido ver como todo finalmente fluye…

Cuando iba llegando al final, dejé de buscar la perfección. La perfección llega con el tiempo, o no llega, ya que nada es perfecto para todo el mundo.

Inicio el proyecto para enseñarlo y para escuchar con orejas de elefante lo que las personas desean de él. Estoy convencida que después de un año de duro trabajo, es ahora cuando empieza el aprendizaje…